19 may. 2010

La foto de los cuarenta millones

david-villa_913593

Villa será jugador del Fútbol Club Barcelona, con un año de retraso, por una cantidad entre los cuarenta y cincuenta millones de euros (comisión arriba, comisión abajo). Muy buena noticia deportiva para los culés, no demasiado mala para los valencianistas (que en plena reconstrucción reciben una muy buena cantidad de dinero por un jugador que les ha salido más que rentable en lo deportivo y ecónomico) y pésima para la Liga en general, como casi siempre que los dos grandes equipos del país acaparan a lo mejor a golpe de talonario dejando al resto echando de menos a sus mejores jugadores y con el bolsillo lleno de un dinero que raramente es luego igual de bien invertido.

Y la noticia en sí no tendría que dar para mucho más si no fuera por la casualidad de que, el 13 de Junio, se producirán las elecciones a la presidencia del F.C.Barcelona. Unas elecciones a las que el actual presidente, Joan Laporta, no puede presentarse por haber cumplido ya los ocho años de mandato, recuerden, y a las que los sondeos previos ya dan como favorito claro a Sandro Rossell. Conclusión, un presidente saliente toma la decisión de desembolsar una importante cantidad de dinero por un fichaje, dejando a la próxima directiva un vacío en las arcas bastante importante para desarrollar un proyecto propio.

Y ya dijo el propio Rossell el martes en el Larguero de la Cadena SER que, lo único que pueden hacer los aspirantes a directivos del Barça es esperar que el fichaje sea lo más ajustado posible a su precio real. Rossell, ex mano derecha de Laporta, hace bien en no posicionarse en contra del fichaje porque sabe que su primera decisión, si llega a ser presidente, es la de declarar el continuismo dentro de este equipo campeón y aceptar el fichaje de Villa como lo que es, un jugoso regalo de bienvenida.

Pero eso no quita que Laporta, en este asunto, haya obrado más en favor de su imágen que en la del club. Porque la temporada que viene Villa será el fichaje de Laporta y lo único que traerá eso será abrir una herida y pelea entre dos directivas y, lo que es peor, creará un innecesario ruido en torno a un equipo deportivamente casi perfecto. Es cierto que David Villa deseaba cerrar la situación antes de que comenzara el Mundial y evitarse un culebrón como el del verano pasado y es cierto que el acuerdo con el jugador estaba configurado, también, desde el pasado verano. Así que este es un fichaje de Laporta y su equipo. Pero es poco inteligente que el presidente que ha construido uno de los mejores equipos de la historia (el mejor si atendemos a títulos ganados en un año) propicie con sus últimas acciones la imposibilidad de que sus sucesores puedan contar con un colchon ecónomico para realizar sus proyectos.

Y todo esto se agrava, claro, si también consigue cerrar el otro fichaje bomba que cada vez suena con más fuerza. La vuelta a casa de Cesc Fàbregas, que debe andar, por lo menos, en los mismos números que la operación del delantero asturiano. Y, repito, seguro que los que lleguen al club aceptarán con buena gana estos fichajes y optarán por el continuismo deportivo. Pero eso les corresponde decidirlo a ellos y no un mes antes al señor Laporta, que debería saber que ya ha hecho mucho por el equipo y que es el tiempo de decidir de otros. Y todo por la foto, esa de la que tanto gustan muchos de los dirigentes del fútbol español y que le costará a la siguiente directiva del Barcelona 40 millones de euros, como poco.

3 comentarios:

Kalimero dijo...

Lo primero es decir que para mi Villa es el mejor delantero del mundo.

Ahora tres cosas:

1) Un presidente que le queda un mes no puede fichar jugadores, eso debe ser cosa del presidente entrante. Suena a jugarreta electoral para intentar que su delfín gane.

2) No deja de ser curioso que el tipo que predica con orgullo lo de "más cantera, menos cartera" y acusa al Madrid de "reventar el mercado" con sus fichajes se vaya a gastar entre 5 y 10 millones más de lo que el año pasado el Madrid se negó a pagar por Villa. Y se dice que por Cesc van a pagar cerca de 50 millones tambien. Cuanta hipocresía!!!

3) No creo que sea tan malo para el Valencia: va a recibir tanto dinero que no va a tener que vender ni a Silva ni a Mata y va a poder contratar a otro buen delantero como puede ser Soldado o incluso se habla de Luis Suarez.

Saludetes.

Alex dijo...

Kalimero:

El señor Laporta tiende a ser demasiado ventajista en la victoria y de ahí salen las declaraciones esas de "más cantera, menos cartera". Es una más de sus falsas perogrulladas porque el modelo deportivo de su Barcelona siempre se ha caracterizado por ser un modelo mixto de grandes fichajes y confianza y buen trabajo por la cantera.

Guardameta dijo...

Además el Valencia necesita pasta para acabar el estadio que lo tiene empantanao.

Laporta no podía irse sin hacer una de las suyas, el como es más chulo que nadie ha fichado a Villa

Publicar un comentario

Opina, crítica, añade pero, sobre todo, respeta.

Buscar este blog